Los dulces típicos en México: alegrías, ates, palanquetas, camotes, jamoncillos, muéganos y más

Los dulces típicos en México: alegrías, ates, palanquetas, camotes, jamoncillos, muéganos y más

Publicidad

Puede que cuando hablemos de la riqueza de la gastronomía mexicana se nos vengan a la mente platillos salados extraordinarios: mole, chiles en nogada, pozole, salsas, guacamole, tamales, gorditas, quesadillas, enchiladas, tacos y más. Pero no debemos olvidarnos de las exquisiteces dulces que México tiene para ofrecer.

Hablamos de los dulces típicos mexicanos, muchos de ellos aún elaborados de manera artesanal, cuyo origen encontramos en la fusión de los conocimientos indígenas con los de los confiteros españoles que elaboraban conservas, alfeñiques y mazapanes de influencia árabe y otros tantos, surgieron en los conventos.

Alegrías

Alegrias

Uno de los dulces más representativos de México son las alegrías, mismas que se elaboran con semillas de amaranto y miel de abeja y cuya receta ha sufrido pocos cambios aún con el paso de los años. Hay que recordar que el amaranto es originario de México y que era utilizado por las culturas prehispánicas para las ceremonias como ofrenda a los dioses.

Palanquetas y pepitorias

Palanqueta

Otro de los dulces típicos que disfrutamos en México son las palanquetas de cacahuate, que además de este ingrediente se prepara con azúcar o piloncillo, agua y grasa vegetal. También encontramos las pepitorias, que tradicionalmente son preparadas con miel de piloncillo y semillas de calabaza, las cuales se pegan a las orillas de dos obleas de colores cortadas por la mitad.

Ates

Ate Dulce

Fabricado en diferentes estados de la república y basado en la receta del dulce de membrillo, los ates son preparados con diferentes frutos como son guayaba, calabaza, tejocote, pera, mango y membrillo. Gracias a un tiempo de cocción largo obtienen su textura gelatinosa característica.

Cocadas

Cocada

Las cocadas son dulces típicos no solo de México, sino también de otros países latinoamericanos como son Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Perú, Panamá, Costa Rica y Argentina, así como de España. Para su preparación, en México se acostumbra pelar el coco y molerlo, para luego combinarla al fuego con una miel a base de azúcar y agua. Se le añaden gotas de limón, claras de huevo y mantequilla y a la masa resultante se moldea en porciones individuales de diferentes formas y tras enfriarse se espolvorean con canela.

Dulces de alfeñique

Alfeniques

Los dulces de alfeñique los encontramos fácilmente en la temporada de Día de Muertos que resultan de una pasta preparada con azúcar de caña. Usualmente, se le da forma de frutas, angelitos, ataúdes y calaveras decoradas con el nombre de nuestros difuntos. Entre otros ingredientes se acostumbra hacer la pasta con almendras, semillas de calabaza, cacahuates y miel.

Jamoncillo

Pepitapinon

Uno de los dulces tradicionales de México que más consumimos es el jamoncillo, del cual hay dos variantes principales. En los estados de Puebla, Veracruz y otros del centro de México se elaboran con semillas de calabaza y piñon y se le da forma de barra de dos colores. En estados de la región norte y del bajío, como Nuevo León, Coahuila, Durango, Chihuahua, Sonora y Jalisco se hace a base de leche, azúcar y nuez.

Múeganos

Mueganos

Otro de los dulces típicos que observa varias variantes son los muéganos, tradicionales de los estados de Puebla y Tlaxcala. Consistente en varios trozos de galletas bañados con una miel de piloncillo aromatizado con anís y canela, y colocados entre obleas. En Huamantla Tlaxcala, por ejemplo, se acostumbra únicamente colocarlos sobre una oblea sin cubrirse y son acompañados con nieve de limón, mientras que en Tehuacán es costumbre que sean dos obleas rectangulares las que los cubran.

Camotes, Borrachitos y Tortitas de Santa Clara

Camotes

De los dulces más importantes de Puebla destacan los camotes, los borrachitos y las tortitas de Santa Clara. La creación de estos dos últimos se atribuye a las monjas del Convento de Santa Clara en la época de la Colonia.

Las tortitas de Santa Clara tienen la forma de una galleta cuya base es preparada con harina, azúcar glass, yemas de huevo y manteca; se cubren con un dulce de pepita de calabaza. Por otro lado, los borrachitos son dulces envinados espolvoreados con azúcar que se encuentran en diferentes sabores: limón, piña, fresa y rompope.

Tortita Santa Clara

El dulce poblano más conocido es el camote, cuya preparación consiste en la cocción del tubérculo dulce del mismo nombre, al que se le agrega azúcar, jugo y ralladura de limón o naranja y una vez suave, se le da la forma alargada que los caracteriza y se envuelven en papel encerado para luego guardarse en cajitas de cartón atadas por hilo para ofrecerse como regalo.

Dulces de Tamarindo

dulce tamarindo

Los dulces de tamarindo suelen encontrarse en diferentes formas, aunque quizá la que más recordemos es la de las ollitas de tamarindo. Las encontramos también en forma de esfera, en cucharas de plástico o en forma de tamales miniatura. Todos ellos tienen como punto común el ser elaborados con pulpa natural de tamarindo, combinado con chile en polvo o azúcar, según las preferencias.

Macarrones de leche

Macarron1

Originarios también del estado de Puebla, los macarrrones de leche son dulces tradicionales elaborados con leche, huevo, azúcar y cajeta. Su textura es suave, su forma alargada y acanalada.

Limones cristalizados rellenos de coco

Limones-rellenos-coco

Pensar en comer la cáscara de un limón agrio quizá no es muy atractivo, pero esta idea cambia cuando probamos los limones cristalizados rellenos de coco. Su preparación consiste en sacar la pulpa del limón dejando casi intacta la cáscara, para luego hervirla durante unos minutos y rellenarlos con una mezcla de coco y azúcar cocida a fuego lento. Un postre que contrasta sabores y cuya textura es más que sorprendente al paladar.

Imágenes | Wikimedia Commons, Puebla Tesoro Turístico, Nuestra Canasta, Jorge Nava

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio